martes, 25 de diciembre de 2007

¡¡¡ FELIZ NAVIDAD !!!


Free Clipart

Sé muy feliz

sábado, 15 de diciembre de 2007

Como diría Fito...

"La vida es algo que hay que morder"

domingo, 25 de noviembre de 2007

Hacía frío

(Tu regalo)
Hacía frío cuando llegué. En el exterior la temperatura era de 8º C, y dentro de tu casa rondaba los 18º C, no la suficiente como para deshacerme del frío que traía conmigo.
Tu calefacción no estaba conectada. Soportas mejor las bajas temperaturas, y estabas bien abrigado. No obstante, querías que yo entrara en calor, así que te apresuraste a encenderla, y nos sentamos a ver la película… al menos esa era la intención.


Después de los primeros diez minutos, preguntaste si aún tenía frío. A modo de respuesta, acerqué mi mano a tu cuello y diste un brinco, acompañado de un “Esto hay que arreglarlo”. Enseguida me rodaste con tu brazo y yo podía sentir el calor de tu cuerpo, a través de tu jersey. Me estremecí. Noté cómo se endurecían mis pezones debajo de la blusa. Te apartaste ligeramente, lo justo para quitarte el jersey y ofrecerme el calor de tu cuerpo, ya sólo debajo de una camiseta. Así estaba mejor. Sin dejar de mirarme, con una sonrisa traviesa, buscaste los botones de mi blusa y empezaste a desabrocharlos… uno a uno… hasta tener frente a ti la visión del encaje de mi sujetador.
En ese momento, el frío estaba desapareciendo de mi cuerpo, para convertirse en un escalofrío… de deseo.


Me pusiste de pie, frente a ti, tus manos buscaron mis hombros, acariciándolos suavemente, empujando la blusa hasta dejarla caer a mis pies. Luego esas manos fueron a buscar mi cintura, tomándola con decisión, mientras mis labios quedaban atrapados entre los tuyos y tu lengua buscaba la mía, entraba y se revolvía en mi boca.


Podía sentir tu deseo, lo notaba, lo palpaba igual que sentía el mío… Cuando atrapaste mi pierna entre las tuyas pude notar la presión de tu sexo bajo el pantalón, pugnando por salir.
Sin dejarme apenas reaccionar, agarraste mi nuca y tiraste de mi cabeza hacia atrás. Así dejabas al descubierto mi cuello, que de inmediato comenzó a recibir besos, caricias y suaves mordiscos, haciéndome temblar las piernas.
Una vez recorrido el cuello, tu traviesa boca se cebó con mis orejas, mis hombros, mi espalda… no querías dejar ni un milímetro sin recorrer… eso me volvía loca. El broche del sujetador se abrió al paso de tu mano, y mis pechos se convirtieron en anfitriones de tus caricias. Tu boca rodeaba completamente uno de mis pechos y succionaba mi pezón con ansia. El otro, tenía a tu mano, pellizcando, rozando y jugando sin parar. Instintivamente, llevé mi mano hacia mi sexo, por encima del pantalón, notando la humedad del deseo. Te diste cuenta enseguida, y no estabas dispuesto a perdértelo, de manera que, sin dejar de besarme, la cremallera de mi pantalón empezó a bajar, y tu tibia mano a abrirse camino entre mis piernas. No pude evitar dejar escapar un gemido, al notar tus dedos abrirse camino entre mi humedad. Eso te excitó sobremanera, dejaste caer el pantalón, me pusiste con la espalda contra la pared y arrodillándote frente a mí, con una de mis piernas sobre tu hombro, te dispusiste a llevarme al séptimo cielo. Te gusta lamer mi sexo rasurado y empapado, hundir tu lengua en su interior, y mirarme a la cara desencajada de placer, mientras lo haces. Te encanta notar como mis jugos chorrean por tu barbilla y cómo me corro salvajemente gracias a ti.


Te levantaste, acalorado también, para quitarte la camiseta, que ya te sobraba. Mientras lo hacías, y antes de que te dieras cuenta, yo estaba arrodillada frente a ti, con la respiración aún agitada, buscando dentro de tu pantalón. Cuando sentiste la presión de mis dientes por encima de tu ropa interior, me suplicaste que te la comiera. Presa de la excitación y el deseo, me entregué a la tarea de hacerla mía mientras te veía gozar. Cuanto más te gustaba a ti, más me excitaba yo y con más ansia chupaba y lamía… hasta que no pudiste más, quisiste apartarme, pero fui yo quien apartó tu mano, y me quedé allí para no dejar ni una gota…


¿Frío? ¿Quién tenía frío ahora? Ni teníamos frío, ni estábamos dispuestos a tenerlo… Enseguida se nos ocurrió cómo mantener el calor…

sábado, 17 de noviembre de 2007

domingo, 5 de agosto de 2007

.

viernes, 27 de julio de 2007

Jam sessions

¡¡Adoro las vacaciones!! Lástima que ya acaban y el lunes vuelve la vida normal... Aún así, no me puedo quejar, porque además del viaje, he tenido esta semana libre y a decir verdad la he aprovechado bastante.

Además de las obligaciones, que siempre las hay, me apetecía charlar con la gente que llevaba tiempo sin ver, pasear por sitios especiales, y también dedicarme tiempo a mí misma.

Lo más destacable de la semana: las últimas dos noches.


La noche del miércoles vino amenizada por una Jam session de lo más divertida y agradable. Nada como unas birras en buena compañía y con la música que allí sonaba. Un ambiente divertido y que te hace participar de la fiesta como uno más. Lo disfruté mil.



Te dejo una de las canciones que sonó y que todos cantamos. Aunque no sonase como con los Gun's, a nadie le importaba.


¿Qué tendrá la música para hacernos sentir tan bien? No me negarás que tiene magia, que une a desconocidos y los convierte en colegas, que lleva y trae mil recuerdos e historias, tantas como personas la escuchan. Es genial.


Anoche... bueno, anoche más música, otra Jam session con la que volvimos a disfrutar y a dejarnos llevar por los ritmos y voces que allí sonaron... esta vez la noche ha durado hasta hoy a las 11h de la mañana, cuando he entrado en casa.


Esta noche, descanso. Mañana más.

miércoles, 25 de julio de 2007

It's my life



Hoy me he levantado, cautelosa, sabiendo que era un día importante, pero desconociendo si lo que me deparaba sería bueno o no. Me he regalado una refrescante ducha, un apetecible café y una tostada, y he salido de casa con mi mp3 en ristre.



Dos horas después, una enorme sonrisa se dibujaba en mi cara y una lagrimilla asomaba temerosa, fruto de la alegría.


Lista para continuar, con paso firme, me disponía a compartir la noticia con mi gente, como prometí, pero necesitaba un paréntesis. Ansiaba unos minutos, varios, bastantes, para estar conmigo misma, relajada, tranquila. Así pues, he ido caminando, como quien no quiere la cosa, hacia un rincón especial, que no sé por qué me hace sentir bien (o tal vez sí lo sé).

Bon Jovi - It's my life



Una vez en la Plaça del Pi, justo frente a la famosa Condonería, me he sentado junto a mi sonrisa, y he saboreado una cerveza fresquita, con la compañía de una de esas fantásticas voces, acompañadas de una guitarra, que deleitan a todo el que por allí anda.


Ese sitio, a pesar de estar bastante transitado, sobre todo en estas fechas, normalmente me invita a desconectar. Hoy, sin embargo, y a pesar de llevar mi ejemplar recién comprado de "El Jueves" y tener entretenimiento asegurado, no he podido aislarme...


A los diez minutos de estar allí, han venido un grupo de ancianos, tal vez doce. Parecían pertenecer a una residencia de ancianos; algunos iban en silla de ruedas, otros caminaban, no sin dificultad. Iban acompañados por dos chicos y dos chicas. Se han sentado ocupando dos o tres mesas y han estado tomando cafés, limonadas, zumos... charlando algunos, escuchando otros.


Lo que ha atraído irremediablemente mi atención ha sido la ternura con la que los chicos trataban al grupo de mayores. Bromeaban con ellos, les ponían o quitaban la gorra, les hablaban con cariño y les hacían sonreír, cosa que seguro que todos ellos necesitaban. No he podido evitar oir lo que hablaban: les decían que por la tarde tendrían baile y que vendría un señor a cantar. Cuando el sol no calentara tanto irían a la terraza, al aire libre y allí pasarían la tarde. Era para ver cómo los ojos de los ancianos, impregnados de esa tristeza que parecía acompañarlos desde hacía tiempo, cambiaban y brillaban cuando supongo se dejaban llevar por la charla.


No sé, imagino que me ha cogido en un momento sensiblón y por eso me ha llamado tanto la atención. Mi enhorabuena y admiración a esos chicos que con tanta ternura acompañaban a los abuelos por las calles de Barcelona. Ya que no me he atrevido a decírselo allí, en el momento, sentía la necesidad de expresarlo, aunque nunca lean esto.


Y por hoy nada más, y como se dice en el vídeo:


Es mi vida
Y es ahora o nunca
...
Simplemente quiero vivir mientras viva
¡Porque es mi vida!


¡Salud!

lunes, 23 de julio de 2007

Lo que tú quieras oir

Andaba buscando un vídeo en Youtube y me he encontrado con este, que no tenía nada que ver pero que me ha llamado la atención y no me he podido resistir a colgarlo aquí para que lo veas si te apetece.
Es posible que ya lo hayas visto, pues parece ser que hace tiempo que circula.
No digo nada más, o no tendrá gracia. A ver qué te parece...

De vuelta

Ya estoy de regreso a la realidad. Se acabó el viaje. Inolvidable por cierto, en el sentido más amplio de la palabra. Desde luego que Croacia es un país que merece la pena conocer y que te deja imágenes en la retina difíciles de olvidar y momentos imborrables con gente encantadora.



Anochecer en Zlatni Rat (Isla de Brac)

Ahora, cómo no, necesito otras vacaciones para recuperarme de mis vacaciones, para organizar todas las fotos y las anécdotas vividas... suerte que aún me quedan unos días libres, ¡que me tengo que poner al día con toooooodos los blogs que visito!


domingo, 8 de julio de 2007

De vacaciones

ImageChef.com - Custom comment codes for MySpace, Hi5, Friendster and more


¡Llegó el gran día!

Mañana me voy de vacaciones.

Me espera un emocionante viaje por tierras desconocidas.

Un mundo por descubrir, personas que conocer, momentos para vivir.

Como siempre los días pasarán rápido, hay que saborearlos al máximo.

Volveré con las pilas cargadas y energías renovadas para un año más.

Cuando vuelva te contaré y podré visitarte de nuevo.

Mientras tanto cuídame el blog.

¡Y pásalo bien!


ImageChef.com - Custom comment codes for MySpace, Hi5, Friendster and more

viernes, 6 de julio de 2007

Sábado noche


Supongo que ya lo habrás visto en el blog de Mescalino
pero por si acaso, no lo olvides:


ImageChef.com - Custom comment codes for MySpace, Hi5, Friendster and more



Mañana sábado a las 22.30h. en el Drugstore café
(c/. Torrent de l'Olla, 89, esquina Travessera de Gràcia),


¡¡¡Monólogo de Mescalino!!!


...y a echar unas risas!!

sábado, 30 de junio de 2007

Meme de las 3 preguntas


¡Qué majo El santo Job, que me ha encargado un meme! (léase la ironía...)

En este caso se trata del meme de las 3 preguntas. Las reglas son muy simples:



1. Me puedes hacer las tres preguntas que quieras en los comentarios.

2. Yo las contesto, también en los comentarios.





Se supone que tengo que encargar esto a quien quiera, ¿no? Bueno, pues como no a todo el mundo le gusta eso de los memes, lo dejo a libre elección. Si te gusta te lo llevas sin más.

Eso sí, avísame para hacerte mis 3 preguntas ;).

Vale, ahora a reponer fuerzas para enfrentar otro meme que me han encargado por partida doble.

viernes, 29 de junio de 2007

Tengo una sorpresa para ti (II)

(...Continúa)


... y la vio allí, bañada por la luz de la lamparita, atenuada con un pañuelo de color violeta. Estaba completamente desnuda, tendida en la cama, con una copa de vino en la mano. Le esperaba con una sonrisa traviesa y aquel brillo en los ojos que a él tanto le gustaba.


Se quedó ahí un instante, observándola, saboreó el vino una vez más y sólo entonces se acercó al borde de la cama. Ella se incorporó y dejando la copa en la mesilla de noche, y de rodillas en la cama fue acercándose lentamente a sus labios, sin dejar de mirarle a los ojos. Él estaba muy excitado, y no quería prolongar más aquella distancia, así que la besó. Al sabor afrutado del vino se unió el sabor del deseo prolongado y entonces supo que había empezado una gran noche.


Ahora era él quien dejaba la copa de vino. Fue entonces cuando reparó en los pañuelos. Seguiría con el juego, aquel juego que tanto les gustaba a ambos. Le pidió que se diese la vuelta, cogió sus manos por detrás de la espalda y le susurró al oído: "Voy a servirme mi sorpresa... lo sabes, ¿verdad?" La invitó a tumbarse y le ató ambas muñecas a la cabecera de la cama. El objetivo no era el dolor, así que lo hizo suavemente, con un sencillo nudo. Ahora tenía ante sí una situación que disfrutaba enormemente. Ella estaba sólo tumbada, mirándole, y él conseguiría que enloqueciera de placer.


Era una tarea minuciosa, con la que él disfrutaba lo indecible. Le gustaba empezar por sus labios, besándolos apasionadamente; sus párpados, besándolos suavemente. Le susurraba al oído todo lo que sentía, pensaba y deseaba en aquel momento y ella empezaba a excitarse visiblemente. El recorrido continuaba, el cuello era la siguiente parada, luego sus pechos, tan apetitosos que no dejaría nunca de lamerlos y acariciarlos.

En aquel momento, casi se podían oir los latidos de ambos por encima de la música. Era el momento de seguir descendiendo por ese cuerpo del pecado. Le abrió las piernas utilizando su rodilla y se regodeó en los alrededores de su sexo. Cuánto más tardaba en llegar a él, más se intensificaba el deseo y el orgasmo posterior, así que intentó mantener la espera durante unos minutos más. No podía evitar mirarlo y el verlo ante él, completamente depilado, suave, húmedo... le impidió esperar más. Lo acarició, besó, lamió y mordió acompañado por los jadeos y movimientos de ella. Sus dedos exploraron, pellizcaron, entraron, salieron y cumplieron perfectamente con su objetivo. Ella se deshacía en una cadena de orgasmos interminables. Cuando creía que ya no podía soportar más placer, aún recibía más y más. No podía hacer más que dejarse llevar y disfrutarlo hasta que él decidiese que era suficiente. Era parte del juego.


Aquel juego le provocó una gran erección y lo que más deseaba era correrse. Decidió que era el momento de desatarla. Lo hizo y ella, inmediatamente se puso a cuatro patas, ofreciéndole lo que necesitaba. Se aferró a sus caderas y la penetró con todas las ganas que había acumulado esa noche. Entró y salió como quiso y cuantas veces quiso. Se movieron al unísono sintiéndose la piel, aunando la respiración, gozando y jadeando como una sola persona... y se derrumbaron juntos, plenos, exhaustos, felices, rendidos...


El juego había acabado, pero sólo de momento... ambos sabían que tenían toda la noche por delante y conocían más variantes para llevar a cabo con idéntico resultado. Pero eso ya es otra historia...

sábado, 23 de junio de 2007

Tengo una sorpresa para ti (I)


La puerta estaba abierta. Avanzó sigilosamente, mirando hacia el interior. No se veía a nadie. Sólo se oía una agradable música. Cerró la puerta despacio y vio una copa de vino en el recibidor. La cogió, acercándosela a la nariz y su aroma le hizo sonreir instantáneamente. Era su vino preferido, y ella lo sabía. Acercó sus labios al borde y se deleitó con aquel sabor ligeramente afrutado que tanto le agradaba.

Con la copa en la mano, siguió avanzando hacia el salón. Allí la música se oía mejor, ahora ya sabía que provenía del dormitorio. Volvió a saborear el vino, pausadamente, mirando hacia el hilo de luz que salía del dormitorio. Recordó el mensaje que ella le había dejado en el contestador y que oyó al salir de la reunión: "Tengo una sorpresa para ti. Ven a casa cuando acabes." Lo había oído varias veces por el camino. Le gustaba cuando esa voz acariciaba su oído, incluso a través del teléfono. Había pensado en ella durante todo el trayecto desde el trabajo a su casa, en la sorpresa que le esperaba, y los treinta minutos se le habían hecho eternos.

Se quitó la chaqueta y la dejó en el sofá. Allí encontró dos pañuelos de seda rojos. Había también una nota: "Cógelos". Con la punta de los dedos, tomó los pañuelos y se los acercó para oler su perfume. Le volvía loco ese olor. Volvió a aspirar, esta vez profundamente, con los ojos cerrados y le pareció tenerla allí entre sus brazos. Mientras aflojaba su corbata, se asomó al pasillo. A través de la puerta entreabierta vio sus zapatos y su ropa en el suelo... era parte del juego.

Otro trago de vino recorrió su garganta. Intentaba calmar su excitación que iba aumentando por momentos. A medida que iba avanzando hacia la puerta, con la copa en una mano y los pañuelos en la otra, su corazón se iba acelerando cada vez más. A cada segundo que pasaba, sentía crecer el deseo.

Llegó a la puerta del dormitorio. Del pomo colgaba el sostén de ella, de encaje negro. Empujó suavemente la puerta...

(Continuará...)

miércoles, 20 de junio de 2007

¡¡Vuelvo pronto!!

ImageChef.com - Custom comment codes for MySpace, Hi5, Friendster and more


He salido.
Unos días de trabajo y diversión, convivencia y aprendizaje...
una mezcla espero que agradable,
en un entorno idílico, en plena naturaleza.

Cuídame el blog. Me paso a verte cuando regrese.

sábado, 16 de junio de 2007

Sex on the beach

Si me hubiesen preguntado antes del verano pasado, de buenas a primeras: "¿Te gusta el sexo en la playa?" se me hubiera quedado cara de poker. Hasta entonces no conocía el cocktail que recibe ese nombre.

A día de hoy, puedo decir que sí, me gusta el sexo en la playa, el que se bebe y el otro.

Con respecto al primero, puedo decir que es un refrescante cocktail, que se prepara de varias formas, una de ellas: vodka, licor de mora, zumo tropical y granadina. También hay quien le pone ginebra, o zumo de naranja. Sea como sea, con hielo, sienta muy bien en verano y cómo no, en la playa.

El segundo es otra historia...


Una playa pequeña, solitaria, a la que se accede por un escarpado camino, después de descender durante 20 minutos sorteando rocas. Un sol de rigor, que cae a plomo sobre nuestros cuerpos. Transparente agua fría y salada que nos acoge y mece a su antojo. Juegos y risas, dentro y fuera del agua, roces, abrazos, arena, agua.


Exhaustos nos dejamos caer en la orilla. Con los ojos cerrados y abiertos los brazos. Somos el centro del mundo, estamos en el paraíso, y no abrimos los ojos por miedo a despertar. Recuperado el resuello y por el rabillo del ojo nos miramos, me apartas el pelo de la cara, y sacudes la arena de mi mejilla. Te vuelves hacia mí, sonríes. Pasas tus dedos por mi brazo suavemente. Un escalofrío me recorre de arriba a abajo y se hace visible a tus ojos porque se me eriza la piel. Eso te excita. También se hace visible. Tus dedos no se quedan quietos. Mis pechos los reciben gustosos. Saben bien por dónde ir y cómo hacer que se me revolucione hasta la última célula. Quiero tu cuerpo cerca, aún más cerca. El deseo nos puede. En cuestión de minutos nos fundimos. Nuestras bocas devorándose, saladas, descubriéndose mutuamente. Nuestros cuerpos unidos, mecidos por la olas, acariciados por el sol, observados por las rocas. Subimos juntos al placer más extenuante, llegamos juntos al orgasmo más intenso, nos relajamos juntos en el abrazo más sentido...

¿Que no hay vodka? ¿Ni granadina? Da igual, me gusta el sexo en la playa.

miércoles, 13 de junio de 2007

¡¡Decidido!!


Pues sí, decidido, al final nos vamos a Croacia. Nunca pensé que llegaría a plantearme este destino para las vacaciones, pero cuando me lo propusieron estuve informándome y realmente tiene una pinta fabulosa. Clima mediterráneo, playita, muchísimas islas, parques naturales... en fin, que creo que debe ser digno de ver, y allá voy.

Gracias a todos y a todas los que me habéis aconsejado sitios en el post anterior. Casi me decanto por Italia o por un crucero, pero mejor me lo guardaré para otra ocasión en la que no me quede más remedio que ir sola.

Ahora me apetece ir a la aventura y lo hago en buena compañía.

Ahora tendremos que dedicarnos a planificar un poquito el viaje, porque vamos por libre, nada de agencias ni circuitos estresantes. Tenemos un país por descubrir y un viaje que diseñar a nuestro antojo. ¿No es emocionante?

Ya te contaré... ¿Y tú? ¿Dónde te vas de vacaciones?

domingo, 10 de junio de 2007

Vacaciones


¡Y llegó el verano y con él las vacaciones! Este año me he propuesto irme a conocer cualquier país, y tengo para elegir unos cuantos... Ya tengo algunas opciones, casi todas ellas en Europa pero también pueden caer los Estados Unidos (ese sí que es un sueño de viaje para mí).

La verdad es que lo de las vacaciones tiene su historia: cuando coincides con la gente no tienes pasta, cuando te puedes permitir un viaje en condiciones no puedes hacer vacaciones y cuando tienes pasta y vacaciones no coincides con los amigos. Pero bueno, como no hay que tirar la toalla y hay soluciones para todo, en ello estoy, y este año no me quedo en casa por nada del mundo ¡aunque tuviera que irme sola!

Me voy a permitir pedir opinión en este post:

Barajamos varias opciones, entre ellas Croacia, Italia, Egipto, Islas griegas... ¿Alguien ha visitado estos países y puede dar su opinión? ¿Alguien lo ha hecho por libre? ¿Alguna otra recomendación?

Muchas gracias por adelantado, y ya sabéis, si os queréis apuntar estáis a tiempo, el viaje será en julio.

sábado, 9 de junio de 2007

Primer día de playa



Hoy ha sido mi primer día de playa en este verano. He recordado por qué me gusta tanto vivir en una ciudad con mar. Se estaba de lujo: hacía un airecito muy agradable y además, como aún no estamos en julio, no se masifican las playas. Con mi mp3 escuchando a Fito, Iván Ferreiro, U2, Moby, Smashing Pumpkins... y mi libro he pasado la mañana tan ricamente.


El agua estaba bastante fría, congelada diría yo, pero ¿quién podía resistirse a nadar un rato estando allí? Más adelante no será tan fácil encontrar la playa tan vacía, eso seguro.


Estando allí, ha habido un momento que he descansado del libro y me ha dado por observar a mi alrededor, por curiosidad, y he podido ver varias cosas curiosas. Había un chico, de unos treinta y pico, que iba con su mochila de arriba a abajo, como buscando a alguien. Es curioso, porque se habrá recorrido la playa de punta a punta unas cuatro veces (que yo le haya visto) y cada vez tenía la cara más desencajada el pobre, mirando a todas partes con semblante preocupado. Espero que al final haya encontrado a quién buscaba. O eso, o se ha deshidratado la criatura.


Luego estaban los que vendían cinturones, gafas, pelis piratas, música, relojes, bebidas... que no paraban oye. Y lo cierto es que no sé hasta qué punto les sale rentable, porque ¿alguien se compra un cinturón en la playa? Los de las bebidas sí que harán caja, porque algo fresquito siempre apetece. Unas chicas que había a mi lado querían una Coca-cola y les cobraban 2 euros. Han empezado a regatear y al final se la han quedado por 1,50. Yo no creo que hubiera regateado, me da palo verles ahí con la nevera a cuestas todo el día.


También he visto varias sombrillas volar, cosa que no entiendo porque no hacía tanto viento. La gente debe dejarlas reposar en la arena en lugar de clavarlas bien. Mi integridad ha peligrado cuando me ha pasado rozando una color amarillo fosforito con un hombre detrás... me he librado por los pelos.


Y ahora una duchita fresca y a otra cosa...

Mañana puede que sea mi segundo día de playa.

lunes, 4 de junio de 2007

Improvisando.

Este ha sido uno de esos fines de semana en los que nada sucedió según lo planeado. Hubo que improvisar. Eso no es malo, sino todo lo contrario. Ahora, rebobinando, se agolpan las sensaciones en un cocktail maravilloso.



Iván Ferreiro - SPNB


Llamadas. Café con hielo y espuma. Mini-viaje inesperado. Compras. Blusa transparente. Lista de 8 cosas. Ducha. Amena conversación. Descubrimiento. Rock. Confidencias. SPNB. Propuesta. Sonrisas. Sueño, mucho sueño. Amanece. Música que anima el alma. Más compras. Sol y aire y gente y semáforo verde. Olor a curry. Cerveza fría. Planes y planos. Carpeta olvidada. Rubor en las mejillas. Blanco y negro. Fotos. Vídeos. Mar y montaña. Llamada y promesa. Más sonrisas. Dudas. Decisión ¿acertada? ¿Qué puede tener de malo? El gran Iván Ferreiro. Insomnio (del bueno). Noche larga. Dos respuestas. Cambio de planes. Metro. Último vagón. Nervios. Espera entretenida. Café corto y largo. Risas. Mini-viaje esperado. Contacto. Coche azul. Subidón. Calor. Deseo. Pasión. Lenguas que descubren. Suspiros que escapan. La nube. Naranja. Relax. Piercings y tattoos. Videojuegos. Pulp Fiction. Rock. BYE.

Este post es raro. Lo sé. Pero el fin de semana también ha sido raro. Un brindis con vino tinto, por lo inesperado. Recuérdame que no vuelva a hacer planes. Me gusta más.

sábado, 2 de junio de 2007

Besos de cereza

Es curioso el sabor de los besos... No hablo del sabor en sí, sino del que te viene a la mente cuando, después, lo recuerdas...


Sólo recuerdas con gusto los que han significado algo, los besos que hablan, los besos bien dados, los apasionados.


Luego tienes un regusto amargo si piensas en los otros besos... y los olvidas rápido, porque esos no vale la pena recordarlos.



Me gustan los...


Besos de cereza, como este de la foto (un regalo de alguien muy especial).
Besos de eucalipto, refrescantes, revitalizantes, energéticos.
Besos de azúcar, dulces, sinceros.
Besos de vino tinto, porque van acompañados de una velada agradable, y por algo más... pero eso es otra historia.
Besos picantes, por traviesos y por el morbo de dejártelos robar.
Besos de fruta de la pasión... ¿hace falta que lo explique?


No me gustan los...


Besos sin sal, porque son insípidos, falsos, como si no se hubieran dado.
Besos de almendras amargas, porque las almendras están buenas, como los besos, pero también como los besos en ocasiones pueden ser amargas, y su rastro cuesta de eliminar.
Besos de nuez, con cáscara, impenetrables.


¿Y a ti?

domingo, 27 de mayo de 2007

Es grande...

Te he soñado


Te he soñado.

Pero si me preguntas no sabré decirte cómo eres. No te vi la cara. En cambio sí te vi la sonrisa, el brillo de los ojos, la alegría. Es raro, pero así lo recuerdo.

En mi sueño estabas a mi lado. Reíamos como locos, se me escapaban las lágrimas de la risa. Me cogías de la mano y yo flotaba. Luego ya no estabas, o yo no te veía. Yo flotaba y no te veía.

Luego un beso en el cuello. Escalofríos y un abrazo. Estabas ahí, detrás, conmigo. Me susurras al oído algo que me resulta familiar. Sí, lo he oído antes. Es un dejavú en mi sueño. Es raro, sí. Recuerdo lo que me susurraste... no lo puedo revelar aquí.

En mi sueño no te vi la cara, pero sé que no te conozco aún. Sé que no he visto tu cara pero algo me dice que sé de ti. El susurro me dice que sé de ti. Lo he oído o leído antes.

Me desperté y sonreí.

Te he soñado.

Si los sueños fueran premonitorios, éste vaticinaría que tú estarás cerca un día. Pero algo me dice que no lo son...

Te sueño.

miércoles, 23 de mayo de 2007

Anoche no podía dormir


Jewel - "Good day"


Anoche no podía dormir... y hoy he descubierto esta canción. ¿Casualidad?


Normalmente no tengo problemas para dormir. Duermo muy pocas horas, cinco o seis, y probablemente sea por eso que me quedo dormida enseguida, y me pasa la noche del tirón.


Anoche, en cambio, eran las tantas y no me dormía. Me acosté antes de la medianoche, y a la 1 de la madrugada, como dice la canción, estaba con los ojos como platos, intranquila y dando quinientas vueltas. Me levanté, salí al balcón, fui al lavabo, bebí agua, me senté en el sofá, y luego me volví a la cama.


No sé por qué estaba tan nerviosa ni por qué mi corazón estaba desbocado (o quizá no lo quiero saber) pero me hubiera hecho falta que, como en la canción, me dijeran: "todo va a salir bien".



Me digo a mí misma
¿Por qué estás otra vez despierta? Es la 1 de la madrugada
En pie con el frigorífico entre abierto, con la mirada fija
Como una fluorescente luz de aviso
Las estrellas brillan
Pediría un deseo, si creyera en esa mierda pero
visto lo visto, tal vez vea la tele
Porque es alentador ver a gente que está peor que yo
Me digo a mí misma, mientras le sonrío a la pared
"simplemente déjame dormir"

Todo va a salir bien, no importa lo que digan
Va a ser un buen día, espera y verás
Todo va a ir bien, porque estoy muy bien conmigo misma
Va a estar, va a estar, va a estar

Tirito, cierro la puerta
No puedo pensar estando aquí de pié más tiempo
Estoy sola, mi mente da vueltas, el corazón se rompe
¿Puedes ser todo lo que necesito que seas?
¿Puedes protegerme como a una hija?
¿Puedes amarme como un padre?
¿Puedes beberme como el agua?
Di que soy como el desierto, el más ardiente camino

La verdad de todo esto
es que si me durmiera
aún pronunciaría tu nombre

Todo va a salir bien, no importa lo que digan
Va a ser un buen día, sólo espera y verás
Todo va a ir bien, porque me siento bien conmigo misma
Va a estar, va a estar

Siempre que riamos a carcajadas
Que nos riamos como si estuviéramos locos
Porque esta loca confusa belleza es todo lo que tenemos
Porque qué es el amor sino un picor que no podemos rascar
un chiste que no podemos pillar
Dios, pero aún así reímos

De vuelta a la cama, apago la tele
Dices: "Estaré bien, nena, sólo espera y verás"

Todo va a estar bien, va a salir bien
Todo va a salir bien, espera y verás
Todo va a ir bien, no importa lo que digan
Va a ser un buen día, sólo espera, ya verás
Todo va a estar bien, porque me siento bien conmigo misma
Todo va a estar, va a estar, va a estar bien...

Uh, oh, otra vez despierta
Es la 1 de la madrugada
Mirando
Como una señal
Bueno, al menos las estrellas brillan

sábado, 19 de mayo de 2007

Por aquel concierto en Granada


Los Planetas - Alegrías del Incendio

¿Por qué cuelgo este vídeo?

Por aquel concierto de Los Planetas en Granada.
Por las risas, las fiestas, los viajes y los buenos ratos
con la música de Los Planetas.
Por el sexo visto con frescura y naturalidad.
Por la sonrisa que me dibuja una canción.

Por hoy... nada más.

lunes, 14 de mayo de 2007

Descubriendo a un poeta (II)

(...Continúa)


¿No has leído la primera parte?

Estaba siendo una noche rara donde las haya, llena de vaivenes y acontecimientos inesperados. Ahí se encontraba ELLA: sentada en el sofá de su casa, delante de su poeta preferido, con el ceño fruncido y esperando una explicación de lo sucedido. Ahí se encontraba O., sentado en el sofá de ELLA, buscando las palabras que explicaran su comportamiento de esa noche, intentando hilvanar una explicación y una disculpa y reprimiendo el deseo de abalanzarse sobre ELLA y besarla apasionadamente.

Sus intentos de dar una explicación convincente fueron en vano. Lo único que podía decir era que se sentía irremediablemente atraído por ELLA, que no la podía apartar de sus pensamientos, y que no quería permanecer un segundo más sin cruzar esa línea casi invisible que les separaba. La escenita de esa noche no era más que la exteriorización de esa rabia por la distancia que inconscientemente ellos habían marcado. Tenían una relación profesional, pero además eran amigos, cómplices… no podían seguir acortando distancias. No sería bueno para ninguno de los dos.

La mente de ELLA era un hervidero de actividad: por una parte intentaba entender las palabras de O., a pesar de ser un discurso sin sentido, pero por otra parte procuraba en vano controlar los latidos de su corazón y el rubor de sus mejillas, que eran reflejo de la excitación que sentía.

De pronto O. decidió hacer lo que quería y no lo que debía, así que dejó de buscar explicaciones donde no las había y fue sincero con ELLA. Estaba sintiendo algo muy especial, algo que hacía mucho tiempo que no sentía y que hasta ese momento pensaba que no volvería a experimentar. Mientras hablaba, ya no pensaba, sólo dejaba fluir las palabras sin traba alguna, ante unos sorprendidos ojos que le miraban fijamente.

ELLA no daba crédito a lo que estaba oyendo. A pesar de tener acceso a sus poemas y a sus geniales ideas, sus verdaderos sentimientos habían sido siempre un misterio para ella. Nunca le había hablado de su vida amorosa, de sus ligues ni de nada tan personal. Ahora estaba allí, diciéndole que sentía algo especial por ELLA, algo que no sabía definir. Mientras le escuchaba atentamente, sin atreverse a interrumpirle, una mano se aferró a la suya. Fue como una descarga eléctrica que hizo que ELLA se estremeciera y que el color de sus mejillas alcanzara un nivel sólo comparable al rojo de su blusa.

O. estaba lanzado, ya lo había hecho, se lo había soltado todo, pero su cuerpo le pedía más. El contacto de su mano con la de ELLA despertó sus instintos más primarios. Se acercó más a ELLA sin dejar de mirarla, muy cerca, a sólo unos centímetros de su cara. Sólo dejó de hablar cuando sus labios se posaron quedamente en los de ELLA. Ese beso, que los dos disfrutaron con los ojos cerrados, y que fue haciéndose más y más apasionado por segundos, era el indicativo de que algo más que una chispa había estado surgiendo entre ellos.

ELLA pensó que el corazón se le saldría del pecho mientras se dejaba besar. Supo entonces que lo estaba deseando, a pesar de haberse negado a verle como algo diferente a un amigo o compañero, en aquel momento estaba loca de deseo. Notaba cómo su sexo se humedecía y sus pezones se endurecían con el más leve roce y se entregó a disfrutar de lo que estaba pasando.

O. tenía una contundente erección, y en ese momento lo que más deseaba era hacerle el amor. Por enésima vez esa noche miró los pechos de ELLA, que se adivinaban bajo la blusa, y no pudo resistirse a acariciarlos. Desabotonó la blusa y en un instante fue amo y señor de todo lo que había debajo de ella. La rodeó con su brazo y con un hábil gesto abrió el broche del sujetador.

ELLA se estremeció cuando él acarició y besó sus pechos, le gustaba y por eso le dejó hacer, arqueando hacia atrás la espalda y dejando caer la blusa. Puso una mano sobre el pelo de él, acompañando a su cabeza en su particular danza entre aquellos pechos. Realmente le gustaba.

Aprovechando que ELLA se había movido hacia atrás, O. ganó terreno, cubriéndola con su cuerpo. El deseo se había apoderado de él. El momento que tanto había deseado estaba justo delante y quería disfrutarlo al máximo.

Pieza a pieza, iba desapareciendo todo resquicio de prenda de vestir que separase sus cuerpos. Sólo estaban ellos dos, y sólo se oía el sonido de sus respiraciones entrecortadas, de sus besos y de sus cuerpos al frotarse.

ELLA supo que estaba en lo cierto cuando creía que detrás de esa fachada de grosero sin sentimientos, había algo más. Descubrió que tenía muy bien escondida la absoluta ternura que era capaz de ofrecer. Él la trató como a una princesa, se ocupó de que no olvidase jamás esa noche, era su único objetivo, por encima de su propio placer. El empeño tuvo su recompensa en forma de violentos orgasmos de ELLA, que se deshizo entre sus brazos una y otra vez.

El clímax fue absolutamente bestial. Estaban tan sincronizados que habían dejado de ser dos. Se movían, respiraban y gozaban al unísono, y al unísono tuvieron el mayor orgasmo que recordaban, un orgasmo brutal que les dejó desmadejados y sin aliento, abrazados aún.

Estuvieron así unos minutos. Luego él se incorporó levemente, lo justo para dejar su boca a la altura del oído de ELLA y recitarle el poema más romántico, intenso y sincero que hubiera escrito jamás. En ese instante ELLA supo que había hecho algo más que descubrir a un poeta: le había desnudado, el cuerpo y el alma.



domingo, 13 de mayo de 2007

Descubriendo a un poeta (I)

O. era el típico chico malo, el borde, el maleducado... era la imagen que proyectaba y, realmente él no hacía nada por evitarlo, más bien todo lo contrario. Todo el que le conocía, opinaba así, incluso ELLA. En su primer encuentro ya saltaron chispas, no importa por qué, pudo ser por cualquier cosa: unas palabras bordes de él, la típica bromita, mirada asesina de ELLA, que no estaba en el mejor momento para recibir bromitas, porte digno, y ya estaba: le cayó mal.

Pasaban los días y ELLA se sentía cada vez más intrigada por la personalidad de O. Se fijaba en algunas conversaciones que entablaba, cuando no intentaba ir de graciosillo, y enseguida vio que a pesar de las apariencias no era ningún cretino; es más, le pareció ver a un tío muy inteligente, despierto, y quizá algo más, que no supo qué era.

O., por su parte, se las ingeniaba para verla siempre que podía. Buscaba cualquier excusa para hablar con ELLA, soltaba frases ocurrentes siempre que ELLA podía oírle, y al mirar de reojo veía cómo detrás de su porte digno, había un sutil brillo en sus ojos y un amago de sonrisa mal disimulada.

Normalmente no entraba a conversar con las chicas de aquel lugar. Sabía que no era bienvenido en sus conversaciones, ellas le consideraban un grosero sin sentimientos y a él le daba exactamente igual, las ignoraba. Sin embargo, con ELLA era diferente; había algo que le decía que ELLA no era como las demás.

Como no podía ser de otra manera, coincidieron en una reunión informal, delante de un par de copas. Fue la primera vez que tuvieron una charla propiamente dicha y, casi sin darse cuenta, se fueron quitando las máscaras: O. la de chico malo y ELLA la de chica digna y distante. Para los dos fue un gran descubrimiento, empezaban a rascar en la superficie del otro y les gustaba lo que iban descubriendo.

Tras esa charla, hubo muchas más, con todos los temas imaginables: hablaron de política, de cine, de economía, de música, de trabajo, de la vida, de matemáticas, de poesía... llegaron a tenerse mutua admiración y una complicidad que nadie entendía.

ELLA descubrió una faceta de O. que no conocía nadie: detrás de la imagen de insensible y grosero había un poeta, un genio, un artista, excéntrico y extraño, eso sí, pero especial sin duda. Se convirtió en la única persona que leía sus poemas. Absolutamente nadie hubiera podido imaginar que O. escribía tan endiabladamente bien. Era capaz de plasmar en pocas palabras el sentimiento más intenso, la emoción más visceral, la realidad más cruda, la fantasía más apasionada.

O. descubrió a una chica con la que podía ser él mismo. No tenía necesidad de ponerse su disfraz, de comportarse como ellas esperaban que lo hiciera. Con ELLA se sentía bien, le gustaba escucharla, y aprendía con cada cosa que ella le explicaba. Las ideas se le agolpaban de pronto y tenía la necesidad de expresarlas, de plasmarlas en un papel. Inmediatamente después de haberlo hecho, corría a mostrárselo a ELLA. La observaba fijamente mientras ELLA lo leía. Gozaba lo indecible viendo sus ojos brillar y las comisuras de sus labios subir, bajar o contraerse, casi imperceptiblemente a medida que sus ojos se deslizaban sobre el papel.

Una noche toda aquella armonía empezó a resquebrajarse. Compartían risas y charlas con amigos. Todo parecía indicar que lo estaban pasando bien: amigos, música, copas, risas... de pronto O. empezó a hacer de las suyas, ignorándola cuando ELLA se dirigía a él, profiriendo comentarios hirientes a la mínima ocasión... ELLA no daba crédito a lo que sucedía, pero no tenía ganas de discutir en aquel momento, así que decidió irse. Se despidió de todos con la excusa de un dolor de cabeza y echó a caminar hacia su casa. Había un cuarto de hora caminando, y eran las 3 de la mañana, pero no quiso coger un taxi, le vendría bien pensar.

Durante todo el trayecto iba reconstruyendo cada frase, mirada o movimiento de la noche pero no llegaba a ver en qué momento ELLA podía haber hecho o dicho algo que motivara el comportamiento de O. Al llegar a su calle, estaba ensimismada en sus pensamientos cuando oyó que la llamaban: "Ssshhht, sssshhht!". Apretó el paso, pensando que se trataba de alguno que había bebido más de la cuenta y buscaba entretenimiento. Volvió a oírle, pero no se giró. Mientras sacaba las llaves apresuradamente y ponía un pie en el portal, oyó algo que la dejó paralizada: el tipo la llamaba por su nombre. Prestó atención y entonces distinguió su voz, era O. Le había dado un susto de muerte, así que se volvió, para echarle bronca. Él estaba sentado en un escalón, con aspecto abatido. La miraba como un niño travieso que esperaba una reprimenda por su comportamiento. Las palabras que iban a brotar de la boca de ELLA se suavizaron y acabó sonriéndole, completamente desarmada.

O. le pidió "asilo político". Había bebido demasiado, y no estaba en condiciones de conducir hasta casa.

(Continuará...)

jueves, 10 de mayo de 2007

Esperar sin desesperar



No tengo palabras para agradecer las muestras de apoyo y ánimos que estoy recibiendo.

Parece increíble que por este medio, tan frío para algunos, que es internet, las palabras puedan llegarte tanto, tanto, que te hagan brotar las lágrimas.

Cuando empecé a escribir este blog, lo hice convencida de que me ayudaría, pero no tenía ni idea de hasta qué punto me sentaría bien expresar aquí lo que pienso, recibir opiniones y comentarios de gente amiga, leer sus reflexiones, y aprender día a día pequeñas cosas de las personas que escriben en los blogs que visito.

Ahora mismo, al llegar a casa y leer cómo me dábais ánimos y fuerzas, me he sentido más reconfortada y capaz de superar esto y lo que me echen.

En cuanto al miedo, sigue ahí, aunque me he propuesto que se haga pequeñito, casi imperceptible, que si está al menos no se note. Yo voy a agarrarme a las cosas buenas que me da la vida día a día. El futuro ya se verá. De todas formas no puedo hacer mucho más que esperar. Como alguien dijo: "quien espera, desespera" y no quisiera yo desesperarme, así que intentaré no obsesionarme con el tema y que no ocupe una parte muy grande de mi pensamiento.

Mil gracias a todos y a todas.

miércoles, 9 de mayo de 2007

Miedo

¿Nunca te has sentido como si estuvieras en el borde de un precipicio, como pendiente de un hilo, a expensas de que un golpe de viento te haga caer o bien retroceder hasta tierra firme? Pues así me encuentro yo. De pronto, sin comerlo ni beberlo, cuento las horas que faltan hasta mañana, que será cuando empezaré a saber hacia dónde sopla el viento.

Tengo miedo, sí, no me importa reconocerlo. Depende de ello que mi vida siga como esté o que todo me dé un vuelco. Se dice pronto, pero asimila fatal.

Tengo miedo de que el viento sople hacia el abismo, y de no saber qué hacer entonces ni de dónde agarrarme.

Cuando empiezo a sentirme así, recuerdo palabras amigas de ánimos, que me aconsejan que no tema, que sea positiva, fuerte y no me deje arrastrar por ninguna racha de viento, sea de la fuerza que sea. Me dicen que me plante en jarras, y diga "¡Aquí estoy yo!" y acabe con cualquier pensamiento negativo con valentía y tesón.

Te puedo asegurar que lo intentaré. Aunque no sé si tendré toda la valentía que haga falta, pero haré lo que pueda y más... Hoy de nuevo me pregunto: ¿sobreviviré?


Gracias a los que me brindáis vuestro apoyo y vuestras palabras de ánimo. No sabéis cómo reconfortan.

lunes, 7 de mayo de 2007

El mètode Grönholm

Ayer por la tarde pude disfrutar de nuevo de una de esas mágicas tardes en el teatro. Fui a ver "El mètode Grönholm", una genial obra de Jordi Galceran, dirigida por Sergi Belbel, que lleva en cartel desde mayo de 2003... por algo será, ¿no?

Supongo que has oído hablar de ella, incluso es muy posible que la hayas visto. Es más, diría que yo era de las pocas personas que aún no habían ido a verla. Por fin ayer pude hacerlo y te aseguro que salí encantada. El tema de por sí ya te llama la atención: cuatro candidatos se presentan a la fase final de una serie de pruebas de selección que convoca una multinacional.

Hasta ahí algo muy normal, si no fuera porque las pruebas no son nada convencionales y se pondrá a prueba el aguante, la sangre fría y los escrúpulos de los candidatos hasta el límite. Es curioso darse cuenta de la crueldad que se pone de manifiesto a veces en las relaciones laborales, y cómo se puede perder la perspectiva de que son personas las que conforman la plantilla de una empresa.

Además del lado cruel de la trama, no faltan los momentos cómicos, y tu participación como espectador, que intenta averiguar en todo momento qué es verdad y qué es mentira de todo lo que ve y oye.

Por increíble que parezca, las pruebas a las que son sometidos los candidatos están inspiradas en técnicas auténticas de selección de personal, sacadas de manuales de la materia. En la obra son llevadas hasta las últimas consecuencias, con la comicidad y lo absurdo que esto puede suponer.

En fin, no te cuento más por si quieres ir a verla. Yo, lo próximo que haré será ver la peli "El método" de Marcelo Piñeyro, que trata sobre el mismo tema y me huelo que no me defraudará.

Por cierto! Como nota curiosa te contaré que mientras esperaba a mis amigos en la puerta del Poliorama, media hora antes del comienzo de la obra, un coche aparcó en la puerta y bajó de él Jordi Díaz. A su lado bajó una señora, que debía ser su madre porque le colmaba de besos y abrazos mientras se despedía de él. Se notaba que era el día de la madre...

sábado, 5 de mayo de 2007

Porque no hicieron falta excusas...

Porque no hicieron falta excusas, y porque tampoco las llevaba preparadas.

Porque no hizo falta GPS, sólo un pequeño truco para localizar un perfil.

Porque no hizo falta buscar mucho para localizar lugares.

Por las charlas, por las risas, por las propuestas, por las guitarras.

Por las noches de Bohemia.

martes, 1 de mayo de 2007

Cuando se te cae un mito

A veces me pasa que idealizo a alguien, le veo alguien totalmente íntegro, honesto, casi perfecto. Cuando me he encontrado una persona así en mi vida, he intentado aprender de ella y guiarme de alguna manera por sus actos o sus palabras. Me he sentido muy afortunada por contar con su presencia, de la forma que fuese.

De pronto se me cae el mito. Claro, es que no somos perfectos, eso ya lo sé. Pero hay personas de quiénes no te esperas que puedan actuar de esa manera, simplemente no encaja. Y lo hacen, todos lo hacen tarde o temprano. Entonces me paro a pensar: igual es que no hay que ser tan perfecto, igual es que nadie lo es, y todos metemos la pata. Todos tenemos nuestra parte egoísta o mala, que en algún momento sale a la luz. Igual es que todos estamos cortados por el mismo patrón, y no somos extraordinarios. Igual es que no debo idealizar a nadie.


Cuando se te cae un mito, ya no vuelves a verle nunca igual porque siempre recuerdas aquello que te hizo cambiar de idea, aquello que por inesperado no querías asumir. Claro que el aprecio o cariño hacia esa persona no se evapora, pero ahora ya está a tu mismo nivel, y sus pies caminan por los mismos senderos que los tuyos. Igual es mejor así.

sábado, 28 de abril de 2007

Aún guardo tu rosa


Aún guardo tu rosa.
Puede que no lo sepas, pero la guardo.
Puede que tampoco sepas que para mí significó mucho y nunca lo sabrás.
Pero no importa.
Tu rosa siempre estará conmigo, cerquita.
Tan cerca como tu recuerdo, y quién sabe si tan cerca como tú.

sábado, 21 de abril de 2007

La crítica

El amigo Actor Secundario Bob ha criticado este blog en el suyo. Aquí puedes leer la crítica. No sé si conoces al Tío Bob, tiene dos blogs y uno de ellos está dedicado a postear críticas sobre diferentes blogs a los que va a parar.






En los comentarios de mi anterior post me advertía de que una de sus críticas versaría sobre mi blog y yo tenía morbosa curiosidad por saber qué diría. Había mirado algunos de sus posts y en ocasiones no dejaba bien parados a algunos blogueros.



Con este blog ha sido bastante benévolo, aunque le da la calificación de "Regular", porque detesta los blogs personales, según él, esas historias 'mayormente' no interesan a nadie.



Si te pones a pensarlo puede que sea cierto. Yo no me considero cotilla, no me preocupa la vida de los demás, no indago en la vida de mis vecinos, amigos o compañeros de trabajo. Sin embargo, sí me intereso por ellos si necesitan hablar, si puedo ayudarles, si están felices y lo quieren compartir... Si hago eso en la vida real, ¿cómo no iba a hacerlo en la blogosfera? Al fin y al cabo quien explica algo en su blog es porque quiere compartirlo con los demás y leer las vivencias y pensamientos de otros, te enriquece como persona y siempre te aporta algo.



Tengo que decir que mi blog no pretende ser ni el mejor, ni el ganador de nada, ni el más leído. Cuando empecé a escribirlo, en mi primer post, ya decía que me parecía una forma de compartir momentos. Compartirlos, claro está, con gente que gustase de hacerlo, y eso he estado haciendo todo este tiempo.



Si escribir un blog sirve para que alguien me haya dicho que algo que yo escribí le ha traído buenos recuerdos, le ha hecho feliz por un momento o le ha arrancado una sonrisa, eso ya me ha hecho feliz de rebote a mí. Y si además me ha servido para charlar vía messenger con gente maja, interesante y agradable, pues no te digo nada. Y para colmo, si he podido conocer personalmente a algunos de mis lectores y he descubierto a grandes personas con las que compartir buenos momentos, tengo que concluir que fue una gran idea comenzar con mi blog personal.



De todas formas agradezco a Bob que pasara por mi humilde rincón, que expresara su opinión y respeto absolutamente todos los puntos de vista, como no podía ser de otra forma.



Dicho esto, sólo me queda decir que a mí sí me gustan los blogs personales, y prácticamente todos los que visito y comento, y los que tengo linkeados son de ese tipo. ¿Qué le vamos a hacer? Tiene que haber gente para todo, ¿no?

lunes, 16 de abril de 2007

Con el pie izquierdo

Hoy he empezado el día con el pie izquierdo, y eso un lunes da muy mala espina porque puede suponer que pases toda la semana de culo, o como mínimo el día.


Pues eso, que he empezado con el pie izquierdo porque el despertador que siempre pone su musiquita a la misma hora, por algún motivo que aún no he averiguado, hoy no ha sonado (o no lo he oído, o yo que sé). Así que estaba yo plácidamente dormida cuando he abierto el ojo izquierdo, solo un poquito, y he visto los rayos de sol filtrarse tímidamente por las rendijas de la persiana. Ha sido entonces cuando he empezado a relacionar que:


1º No era fin de semana


2º Era raro lo de los rayitos, ya que cuando yo me levanto aún es de noche... no han puesto ni las calles.


3º No oía musiquita


Ergo... ¡¡me había dormido!!


Como un resorte he saltado de la cama y en un tiempo récord me he duchado, vestido, peinado, maquillado, y salido corriendo al tren. Una hora después de haber abierto el ojo, estaba ya entrando por la puerta de la oficina, ni Superwoman, oiga.





Pues pensaba que como el día había empezado mal, no habría quién lo arreglara pero entonces un gran amigo, que siempre tiene la palabra adecuada, me ha dicho una de sus frases favoritas:


"Empieza el día como si tú lo hubieras inventado".


Para empezar, me ha arrancado una sonrisa, y luego, poco a poco, quizás porque me he puesto las gafas de "actitud positiva", el día se ha ido arreglando. La mañana ha transcurrido más o menos según lo previsto, por la tarde he podido concretar temas que tenía pendientes e incluso he tenido una sorpresa muy agradable exactamente a las 19:13h.


Por todo esto, concluyo que mi día no ha sido tan malo, así que mi semana tampoco lo será. Seguro que pasará algo interesante antes del domingo... Mi semana será como si yo la hubiera inventado.

domingo, 15 de abril de 2007

Atrás en el tiempo

Otro meme al que me invitan, esta vez fue Querida Enemiga desde la ventana de su alma. Hace ya algunos días que me lanzaste la invitación, Querida, pero no he podido hasta ahora. Te dije que lo haría, así que allá voy:

aYo 10 años atrás: en el año 1997 yo tenía unos 22 años. Vivía bastante lejos de aquí, compartiendo piso con otras 3 personas. Mi corazoncito estaba ocupado con el que fue mi NOVIO (con mayúsculas, porque ha sido la persona que más me ha querido y quien mejor me ha tratado). Fue una época muy feliz en mi vida.

aYo 5 años atrás: estábamos en 2002. En esos 5 años habían cambiado muchas cosas. Andaba yo saliendo con un chico que resultó ser un poco freak, pero eso es otra historia… Eso sí, ya no compartía piso, tenía el mío propio.



aYo 1 año atrás: 2006. Mi vida había dado un giro bastante grande. Llevaba poco tiempo en la ciudad y todo era nuevo para mí: nuevo trabajo, nuevos amigos, sentimientos nuevos... Hubo de todo, momentos muy buenos pero también muy duros.



aAyer: Día de vértigo en el trabajo, satisfacciones personales y profesionales, noticias de lejos y charlita telefónica interesante. Luego a dormir con sonrisa de oreja a oreja.



aHoy: Madrugo, me doy una ducha para despertarme y me voy de compras, hasta la hora de comer. Paso la tarde con un amigo que me hace reír y más… Por la noche cenita, cine (“La cosecha”) y ahora a escuchar música un ratito y a descansar.



a5 canciones de las cuales me sé toda la letra: no sabría elegir sólo 5. Hay muchas canciones que por un motivo o por otro las relaciono con algo o alguien de mi vida. Todas ellas me gustan porque me traen recuerdos y se me queda la letra fácilmente.



a5 lugares ideales para visitar: Para mí cualquier lugar desconocido sería ideal para visitar. Si tengo que elegir 5 lugares de España estos son los míos: Barcelona (my city), Granada (una belleza de ciudad, mágica), Asturias (paraíso natural), ciertos rincones de los Pirineos (por la sensación de grandeza y libertad que me transmiten) y la Sierra de Cazorla en Jaén (belleza de paisajes y de recuerdos). Seguro que hay muchos más lugares ideales, ¡¡pero es que no conozco toda España!!



a5 cosas que me gusta comer: Ensaladas, quesos, pasta, salchichas frankfurt (unas de una marca determinada que no diré y que sólo se encuentran en un determinado supermercado, sí, ya lo sé, es raro pero es así) y helados, sobre todo Häagen-Dazs (de muerte!).



a5 juguetes favoritos: ¿Juguetitos sexuales? se me ocurren varios… pero para seguir con el tono casto de este meme, hablaré de otro tipo de juguetes. Veamos: la Playstation 2, cualquier juego de mesa en buena compañía, mi pc (sí, también puede ser considerado juguete) mi mp3 y… vale, sí, el sexo es mi juego favorito, así que mi quinto juguete, o el primero, según como se mire… es de carne y hueso (hasta aquí puedo leer :P).



Y ahora, para no perder la costumbre, lo paso a todo el que lo quiera hacer. Coge el relevo, va, que no se tarda tanto.

sábado, 7 de abril de 2007

Una estrella fugaz




Dicen que "lo bueno si breve, dos veces bueno". Puede que por breve haya sido tan bueno. Casi perfecto, aunque fugaz.

Es la misma sensación que cuando ves una "estrella fugaz". Te da el tiempo justo de decir: oh! y desaparece. Luego te quedas ahí, mirando, esperando volver a verla, pero no vuelve. Quizá veas otra, o quizá no, pero esa pasó de largo por delante de tus narices y te dejó ahí, mirando.


Lo raro es que te extrañes. Tú sabías que pasaría así de rápido, por eso es fugaz, así que lo sabías y hasta lo esperabas. También tenías claro qué era lo que querías... ¿ahora ya no?

Después de lo bueno queda el recuerdo, la sonrisa de oreja a oreja, las sensaciones vividas, el agradecimiento infinito y una pizca de tristeza. Como diría un amigo mío, hay que quedarse con lo bueno de las cosas, y lo vivido no te lo quita nadie, sobre todo lo bueno, aunque fugaz.

domingo, 1 de abril de 2007

Tus manos


Tus manos, ya te lo he dicho alguna vez, tus manos tenían algo. Rozar mi cuerpo con tus manos y erizárseme la piel era todo uno... Además, te encantaba acercarte a mí, con el bote de crema en la mano, al salir de la ducha. Me gustaba el detalle que tenías de calentarte las manos antes de entrar en faena, lo hacías en el radiador, o con agua caliente, porque sabías que con las manos frías no puedo.

Me quitabas el albornoz, muy despacio, secando mi cuerpo gota a gota y con tus ojos fijos en mi cuerpo desnudo. Luego me dabas la vuelta, me ponías delante de ti y comenzabas a embadurnarme de crema hidratante. Decías que te gustaba empezar por la espalda, porque sabías que es uno de mis puntos más sensibles y disfrutabas viendo como se me ponía la carne de galllina. A la vez me ibas dando besitos en el cuello y a mí me temblaban las piernas.

Después me girabas y, poniéndome frente a ti, cogías de nuevo crema para emplearte a fondo con mis pechos. En esa parte, siempre que miraba hacia abajo veía tu erección y eso me excitaba aún más. Te ponías a juguetear con mis pezones duros y sonreías, me besabas, me derretías.

A continuación te gustaba que me sentara en la cama y te tendiera mis pies. Siempre decías que los pies hay que cuidarlos mucho, aunque estén siempre escondidos, y eso hacías: cuidármelos. De los pies a las piernas, ibas subiendo por ellas, hidratándolas, y excitándome.

Yo jugueteaba con mis pies en tu sexo. Me gustaba cogerlo entre ellos y sentir tu excitación.

Tú, a sabiendas de que si seguía no ibas a poder acabar, me hacías levantarme y ponerme de cara a la pared, con las piernas entreabiertas. Mi culo quedaba a la altura de tu cara y en esta posición me hacías estremecerme con tus manos... untabas, extendías, bajabas... bajabas... mi sexo ardía de deseo esperando esas manos, pero tú sólo rozabas, así, un toque casi imperceptible pero que hacía que yo casi me desplomara de deseo...

Poco a poco ibas acercándote más, tocando un poquito, otro poco, mi sexo esperaba suave, desnudo, impaciente, ardiente... era increíble, como sólo con tus manos, me hacías estremecer, increíble como me hacías sentir un orgasmo así.

Lo copiaré 1.000 veces o más...



... y aún así me lo romperán.