domingo, 25 de noviembre de 2007

Hacía frío

(Tu regalo)
Hacía frío cuando llegué. En el exterior la temperatura era de 8º C, y dentro de tu casa rondaba los 18º C, no la suficiente como para deshacerme del frío que traía conmigo.
Tu calefacción no estaba conectada. Soportas mejor las bajas temperaturas, y estabas bien abrigado. No obstante, querías que yo entrara en calor, así que te apresuraste a encenderla, y nos sentamos a ver la película… al menos esa era la intención.


Después de los primeros diez minutos, preguntaste si aún tenía frío. A modo de respuesta, acerqué mi mano a tu cuello y diste un brinco, acompañado de un “Esto hay que arreglarlo”. Enseguida me rodaste con tu brazo y yo podía sentir el calor de tu cuerpo, a través de tu jersey. Me estremecí. Noté cómo se endurecían mis pezones debajo de la blusa. Te apartaste ligeramente, lo justo para quitarte el jersey y ofrecerme el calor de tu cuerpo, ya sólo debajo de una camiseta. Así estaba mejor. Sin dejar de mirarme, con una sonrisa traviesa, buscaste los botones de mi blusa y empezaste a desabrocharlos… uno a uno… hasta tener frente a ti la visión del encaje de mi sujetador.
En ese momento, el frío estaba desapareciendo de mi cuerpo, para convertirse en un escalofrío… de deseo.


Me pusiste de pie, frente a ti, tus manos buscaron mis hombros, acariciándolos suavemente, empujando la blusa hasta dejarla caer a mis pies. Luego esas manos fueron a buscar mi cintura, tomándola con decisión, mientras mis labios quedaban atrapados entre los tuyos y tu lengua buscaba la mía, entraba y se revolvía en mi boca.


Podía sentir tu deseo, lo notaba, lo palpaba igual que sentía el mío… Cuando atrapaste mi pierna entre las tuyas pude notar la presión de tu sexo bajo el pantalón, pugnando por salir.
Sin dejarme apenas reaccionar, agarraste mi nuca y tiraste de mi cabeza hacia atrás. Así dejabas al descubierto mi cuello, que de inmediato comenzó a recibir besos, caricias y suaves mordiscos, haciéndome temblar las piernas.
Una vez recorrido el cuello, tu traviesa boca se cebó con mis orejas, mis hombros, mi espalda… no querías dejar ni un milímetro sin recorrer… eso me volvía loca. El broche del sujetador se abrió al paso de tu mano, y mis pechos se convirtieron en anfitriones de tus caricias. Tu boca rodeaba completamente uno de mis pechos y succionaba mi pezón con ansia. El otro, tenía a tu mano, pellizcando, rozando y jugando sin parar. Instintivamente, llevé mi mano hacia mi sexo, por encima del pantalón, notando la humedad del deseo. Te diste cuenta enseguida, y no estabas dispuesto a perdértelo, de manera que, sin dejar de besarme, la cremallera de mi pantalón empezó a bajar, y tu tibia mano a abrirse camino entre mis piernas. No pude evitar dejar escapar un gemido, al notar tus dedos abrirse camino entre mi humedad. Eso te excitó sobremanera, dejaste caer el pantalón, me pusiste con la espalda contra la pared y arrodillándote frente a mí, con una de mis piernas sobre tu hombro, te dispusiste a llevarme al séptimo cielo. Te gusta lamer mi sexo rasurado y empapado, hundir tu lengua en su interior, y mirarme a la cara desencajada de placer, mientras lo haces. Te encanta notar como mis jugos chorrean por tu barbilla y cómo me corro salvajemente gracias a ti.


Te levantaste, acalorado también, para quitarte la camiseta, que ya te sobraba. Mientras lo hacías, y antes de que te dieras cuenta, yo estaba arrodillada frente a ti, con la respiración aún agitada, buscando dentro de tu pantalón. Cuando sentiste la presión de mis dientes por encima de tu ropa interior, me suplicaste que te la comiera. Presa de la excitación y el deseo, me entregué a la tarea de hacerla mía mientras te veía gozar. Cuanto más te gustaba a ti, más me excitaba yo y con más ansia chupaba y lamía… hasta que no pudiste más, quisiste apartarme, pero fui yo quien apartó tu mano, y me quedé allí para no dejar ni una gota…


¿Frío? ¿Quién tenía frío ahora? Ni teníamos frío, ni estábamos dispuestos a tenerlo… Enseguida se nos ocurrió cómo mantener el calor…

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Antes de llegar tu 18,2 grados...
Despues 24,3...
Y la verdad, no recuerdo si llegue o no a conectar la calefaccion...
Mmmm...

El veí de dalt dijo...

No hace falta encender la caldera, pues. ;-)

Adúlter dijo...

Chica, el caso es que la historia me suena...y mira que me fastidia dejar las pelis a medias. ;)

chapete dijo...

esta claro, es el mejor sistema para combatir el frio!!!


chauuuuuuuuuuuuuu

Jordi Ruiz dijo...

Ya puedes y debes lanzar un OPA a Gas Natural, tu puedes!!!! jejejje
Dios que calores tengo jajja

Saludos

Okzelui dijo...

jué, y yo que tenía calor....

Anónimo dijo...

Mi cuerpo siempre desprende calor, pero ahora más. Dime el título de la próxima peli que quieras ver y te invito a casa. Seguro que será una buena experiencia. Besos.

Marc dijo...

Excelente forma de combatir el frío y, ademas, ecológica;)

Jo, Lara, qué conienciada te veo.

Un besote para celebrar tu vuelta:P

Agatha Blue* dijo...

Lara!!!

Me alegra saber de ti de nuevo!!

Y te preguntarás... Quien es Agatha Blue*?

Recuerdas El Buzon de Mai?

Soy Mai, espero todo bien cielo, te extrañé por la blogsfera.

Con nuevo Blog. Espero actualices pronto!

Un saludo grande,

Agatha Blue*

Alberto dijo...

Desde luego no hay mejor sistema para combatir el frío...
:-)

golfa dijo...

Uffff niñaaa.....

Pues yo he tenido que bajar la calefacción al leerte....

Como no te conocía antes?

Llegué a traves de alguien, y volvere a menudo...


Besos perversos

Xavier dijo...

La mejor manera de entrar en calor.. , compartir el cuerpo de quien quieres sentir...

Besos cálidos...

sesteban27 dijo...

Vale guapa ahora ya si te he leido...
Y merecia la pena...
Vaya si merecia la pena... como siempre hay tanto escondido ahi dentro... en ese corazoncito... que parece que cuando lo describes te faltan palabras... y todo y asi las palabras que escribes vienen acompañada de imagenes de los intensas y descriptivas qeu son tus palabras...
Gracias ... no te vuelvas a marchas parece que la gente te echanba de menos..
Bss
Sergio

coco dijo...

¿Me pasas un kleenex?
Qué hartón de llorar.

Mescalino dijo...

¡Qué alegría verte de nuevo, socia! Con respecto al post, se agradece mucho en estos fríos días invernales, unos subidones de temperatura ambiental, y si encima se pueden tener sin calefacción ni estufa, pues mejor aún, oye...

Un besazo!

Lara dijo...

Anónimo: :) No importa... ¿a que sí recuerdas otras cosas?
Mmmm...
Petonets.

El veí de dalt: En momentos así no hace falta en absoluto. Gràcies, veí!

Adúlter: ¿Te suena? Es que la peli no era tan interesante como la alternativa...
Gracias por venir.

Chapete: ¿A que sí? Y baratito!!
Besos, Chape.

Jordi Ruiz: Juasss... Gracias por tu visita.
Un saludo.

Okzelui: ¡¡Buenaaas sevillano!! ¡Qué alegría verte por aquí!
Un saludo.

Anónimo: Claro, claro, pero... identifícate primero, ¿no? :P

Marc: Gracias Marc. Un besote también para ti.

Agatha Blue: ¡Ole! ¡Qué ilusión me ha hecho tu comentario! Todo bien, muchas gracias. Pasaré a ver tu nueva "blogocasa". Besitos.

Alberto: Estamos de acuerdo, majo. Muacks.

Golfa: Bienvenida pues, y vuelve cuando quieras. Gracias.

Xavier: Sí que lo es. Te recorren el cuerpo no sólo el calor, sino mil sensaciones más. Uff!
Gracias, Xavier, y un beso.

Sesteban27: Asiasssss, majo! Muacks.

Coco: Juasss, Coco!! Cuánto tiempo, veo que sigues emocionándote con estas cosas, eh? Jajaja.
Besos.

Mescalino: ¡¡Sociooo!! Aquí estoy de nuevo (por ahora). Me paso a verte luego.
Besos.

Sergion dijo...

Oh! Como siempre un genial relato... Como nos tenías acostumbrados a los que te leíamos vaya.

Me alegra volver a leerte. Espero que sigas bien, tal como dice la letra de la canción del artículo anterior.

Besos y abrazos!