domingo, 14 de enero de 2007

Dulce despertar

Ella dormía plácidamente, a pesar de que los rayos de sol se deslizaban tímidamente entre las rendijas de la persiana y se posaban en su cuerpo desnudo. Se despertó cuando notó su sexo humedecerse y un profundo estremecimiento le recorrió de pies a cabeza. Eran los dedos, esos mágicos dedos que tanto placer le hacían sentir. Abrió instintivamente las piernas para dejar el camino libre. No quería abrir los ojos, sólo sentir. Era un dulce despertar y ella se sentía volar.

Él yacía a su lado, completamente entregado a su tarea. Sus dedos húmedos avanzaban poco a poco, presionaban imperceptiblemente cada milímetro y se introducían por la senda que ella trazaba, con los movimientos involuntarios de la pelvis. Él sabía cuánto gozaba ella con un despertar así. Antes de tocarla, había permanecido unos minutos quieto, mirándola, sin atreverse a pestañear para no perder de vista esa imagen. Su cuerpo desnudo, entre las sábanas, y la respiración profunda y serena. Se había excitado notablemente, y así, con su polla erguida, expectante, se dispuso a proporcionarle un dulce despertar.

Ella seguía bocabajo, ahora notando como un dedo se abría camino hacia su interior. Arqueó la espalda para notarlo mejor. No era suficiente, quería más, pero tendría que esperar.

Él introducía sus dedos, sabía lo mucho que le gustaría, si lo hacía poco a poco. Primero inspeccionó el terreno y sólo uno de ellos se adentró en aquella gruta húmeda, hambrienta. Poco a poco se perdió otro, y otro más. Ella se movía, pausadamente primero, frenéticamente después, quería sentirse penetrada, pero tendría que esperar.

Ella decidió que era el momento. Giró su cuerpo hasta quedar tumbada mirando hacia la ventana. La rodilla doblada hacia su pecho, la mano acariciando sus pezones. Deseaba ser penetrada en aquella posición, con él empujando desde atrás.

Él contempló por un instante su postura. Sus nalgas turgentes, sus pezones erguidos, y su sexo inflamado de deseo. No le haría esperar más, no esperaría más. Se acopló a ella desde atrás y ambos se fundieron en una danza apasionada. Eran uno, moviéndose y gimiendo al unísono, deseándose y amándose como si el mundo hubiese dejado de existir.

Ella y él, ambos, se mecieron, rozaron y follaron hasta llegar a un orgasmo infinito, profundo y tremendamente placentero.

Luego una sonrisa, y recuperar el aliento… Nada como un dulce despertar de domingo.

16 comentarios:

disgresor dijo...

Lo cuentas tan bien que casi siento que lo estoy haciendo contigo. Un auténtico placer de domingo por la tarde. Gracias.

Afrodita dijo...

Un bonito despertar, si señor!!! ainnnsss!!! Eso es lo q bueno de dormir acompañada ;-)
Besotes

Carlos dijo...

Un despertar muy dulce, para ir abriendo el apetito ;)

Y es que con un despertar así, ¿quién ha dicho que hay días malos?.

Jo Mateixa dijo...

Que lindo despertar Lara, asi vale la pena pasarse el dia durmiendo si luego te despiertan de esta forma, jejejejeje.

Un besote guapisima!!!!

chapete dijo...

Oyes,asi si que da gusto despertar...

y si luego te preparan el desayuno,ya ni te digo...

Chauuuuuuuu

brujito dijo...

Que bonita imagen... lástima que el 95% de las chicas no relacionan despertar con sexo :(

psss psss, yo creo que lo hacen por chinchar, porque es cuando mas 'contentos' estamos nosotros.

allen dijo...

Estaría bien despertar todos los días de esat forma... Seguro que fue un buen domingo...

churra dijo...

Que manera mas estupenda de empezar un domingo....( y un lunes y martes y miercoles ......)

Besos Lara

El detective amaestrado dijo...

Cierto, los mañaneros son francamente espectaculares. Me apunto a las alabanzas.

querida_enemiga dijo...

Precioso relato.

Toy folloso dijo...

Lástima que no haya reparto a domicilio de cruasán y chocolate a la taza.(Para super-vitaminarse y repetir).
Placentera entrada.

casilda dijo...

....y pasarse el dominguito en la cama......

Encantada

Hermes dijo...

Un excelente despertar, si señor. Sea domingo o cualquier otro dia.

Besos morbosos

Humbert dijo...

alguno he tenido de esos despertares; muy sensuales...y tu relato tambien.

un placer.

Closto dijo...

A mí el texto me ha parecido que estaba bien exceto una palabra que ha roto toda la magia ("follar", que suena demasiado directo en un mundo de fantasías "apacibles").

Por cierto, una cosa. ¿Cómo se puede cambiar lo de "X comentairos" por "X -cosa chistosa como la que tú tienes puesta-"?

Lara dijo...

DISGRESOR: Me gusta que sientas...

AFRODITA: Eso, y otras cositas. Un beso, guapa.

CARLOS: El día te parece menos malo con un dulce despertar. Mil besos.

JO MATEIXA: Y que lo digas!

CHAPETE: Eso, un desayuno original, acompañado de un dulce beso, para ti también.

BRUJITO: ¿95%? Pues me alegro de pertenecer al otro 5%... igual es por "no chinchar". Besitos, bruji.

ALLEN: Lo fue. Lo que bien empieza... mejor acaba.

CHURRA: Cierto. Gracias por venir, guapa. Besitos.

DETECTIVE: Gracias! Y que vivan los mañaneros...

QUERIDA ENEMIGA: Mil gracias, querida.

TOY FOLLOSO: Con chocolate o sin él... si hay que repetir, se repite.

CASILDA: En la cama, en el sofá, en la alfombra, en la mesa... cualquier sitio es bueno. Besitos.

HERMES: Gracias. Morbosos besos.

HUMBERT: Te deseo muchos más de esos.

CLOSTO: Siento que se te haya roto la magia. A mí, en cambio, sí me gusta esa palabra ("follar"), por su significado. Da igual cómo le llames. Gracias por el comentario.