miércoles, 6 de diciembre de 2006

Invierno...

Invierno… y no estás
Te busco a mi lado,
sólo eres pasado.
Te huelo, te oigo,
no sé si te odio
Invierno… y no estás.

Mi cama… y no estás
Mis ojos se apagan,
mi mente divaga,
era contigo el futuro,
y hoy todo es oscuro.
Mi cama… y no estás.

La vida… y no estás
Tú ríes, lloras, hablas, juegas,
sueñas, vas, vuelves, vives…
Yo pienso, yo sólo recuerdo,
me atenaza el miedo.
La vida… y no estás.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No estés triste, Larita. No estás sola. Verás como este invierno te trae sorpresas, y no tristeza.

Muacks.

Carlos dijo...

El invierno es, aparentemente, frío y oscuro pero, a veces, puedes encontrar un buen fuego que te reconforte. Ya verás como, después de este invierno tuyo, llega la primavera radiante, rabiosa, llena de energía, llena de vida. Así que no te pongas triste y sonríe porque después de la tormenta siempre llega la calma y brilla el sol.

Un beso.

Lara dijo...

Gracias, Carlos, eres un solete. Ojalá tengas razón... lo necesito.
Un besazo.