domingo, 25 de marzo de 2007

"Los sueños son el arco iris de la noche" Pavlovsky.


Lo prometido es deuda. Te cuento…

Te cuento que no me ha defraudado, como yo ya imaginaba. Pavlovsky sigue teniendo esa chispa que llega a todo el que va a deleitarse con sus historias.

Esta vez ha sido diferente, nos recibía en pijama, sí, con un sencillo pijama de seda y altos tacones, eso sí, que no falten. Digo que fue diferente porque enseguida se quitó los tacones y nos enseñó su faceta de hombre durante toda la actuación, y digo nos recibía porque así lo hizo. Hacía de acomodador, entre risas del sorprendido público nos iba situando para que no quedaran sillas libres. A mi izquierda quedó una silla, que rápidamente se llenó de abrigos de la fila de atrás. Entonces Pavlovsky se apresuró a gritar: “¡Queda una libre aquí! ¿O esperas a alguien?” “No, está libre” dije, y se sentó a mi lado se me acercó y dijo: “Huele muy bien, os lo aseguro”. Me partía de risa, de verdad…

Pero a lo que iba: no sé si es gracias al entorno, que se asimila a una reunión de amigos, pero es un personaje tan cercano, tan entrañable, que enseguida te llega.

Su particular visión de su realidad, que al final no está tan lejos de la tuya, y sus agudas reflexiones, las historias que relata… El público se desternilla de risa, se emociona, participa y sale de allí alegrándose de haber ido y con la sensación de que una hora y media ha pasado volando.

Hay algunos fragmentos que me han gustado mucho, entre ellos estas reflexiones:

- La del título de este post: “Los sueños son el arco iris de la noche”.
- Otra que suscribo palabra por palabra, no hace falta que lo explique: “Cuando vives, te vas enterando de las cosas, vas aprendiendo, pero cuando sobrevives es cuando recibes las mayores revelaciones y realmente aprendes de la vida”
- Y “La felicidad nunca es responsabilidad de la otra persona, sino nuestra. No se puede decir lo mismo de la infelicidad…”. No digo más.

Pero había muchísimos más, te lo aseguro. Si tienes ocasión de verle no te lo pierdas. ¡Ah! y no tienen desperdicio sus “aplausos de besos”.


Nota: Mi descubrimiento de la tarde, no ha sido tanto Pavlovsky, que ya sabía que era grande, sino el Teatreneu de Barcelona. Un sitio realmente acogedor, al que pienso volver muy pronto.

8 comentarios:

Afrodita dijo...

Pues si q parece divertido una funcion del tio ese. Me lo apunto por si alguna vez viene a MAdrid, o por si alguna vez voy a Barna.
Besotes

Mikel dijo...

“ La felicidad no es responsabilidad de la otra persona sino nuestra”.
Esto me lo dice continuamente una amiga cuando las cosas no salen como espero, le echo la culpa a la humanidad, y cuando me frustro por esperar de alguien actuaciones que no llegan. Me dice que no espere sino que sea yo quien actúe.
Lo sueños no solo son el arco iris de la noche también representan los colores del día.
Evidentemente cuando convives en sociedades donde su máxima es el resolver día a día porque su principal preocupación es la subsistencia y como nos alimentamos mañana, es cuando no solo aprendes de la vida sino que la estrujas para sacarle toda su esencia y posibilidades.
Saludos Srta. Crolf.

Seoman dijo...

Un genio en vida. Que "sobreviva" por muchos años.
Saludos desde O Recuncho

Hermes dijo...

Vas a convertir el blog en un blog especializado de crítica teatral. pero vamos tu misma.

Besos morbosos

Lara dijo...

AFRODITA: Apunta, apunta... y ya me contarás. Y si vienes a Barna, avisa!

MIKEL: Tiene mucha razón tu amiga, en lugar de paralizarnos debemos actuar (esto debería aplicármelo yo a veces...).

Besos.

SEOMAN: Que sobreviva!
Un saludo.

HERMES: Que va, qué más quisiera yo! Ni soy crítica teatral (que sólo cuento qué me pareció, y mi opinión es sólo eso, sin más trascendencia) ni voy al teatro con tanta frecuencia.
Este blog no está especializado en nada... va y viene según el momento, ya sabes. No dejes de pasarte, seguro que encuentras algo que te guste más ;)
Besos.

nomesploraria dijo...

Recuerdo una de las noches más canallas de mi vida en el desaparecido Barcelona de Noche. Un tugurio de travestis en el chino con un jovencísimo Ángel Pavlovsky brillante y demoledor.

"a medianoche los hombres me gustan hermosos, fuertes, altos y rubios; a partir de las 4: me basta con que respiren."

Okzelui dijo...

"....Cuando sobrevives es cuando recibes las mayores revelaciones y realmente aprendes de la vida”

“La felicidad nunca es responsabilidad de la otra persona, sino nuestra. No se puede decir lo mismo de la infelicidad…”

Qué dos grandísimas verdades. En esa segunda frase se recoge mucho de lo que yo pienso sobre el amor.

Besos.

El veí de dalt dijo...

Ei Lara! Gràcies pel comentari al meu blog. Et va agradar també el Pavlosvky, eh? Jo també crec que el Teatreneu és un gran lloc per actuar. Fins i tot a mi m'agafen ganes de declamar! Tens un blog, molt diríem...ocorrent, sensual, encisador?